La abuelidad, es decir la capacidad de tener nietos o nietas, es una de las maravillosas oportunidades que da la vida. Los nietos durante la tercera edad ciertamente son una bendición.

El ser abuelo o abuela puede ser un camino importante de desarrollo para el adulto mayor. Además, es una fuente de grandes gratificaciones. El abuelo representa las raíces y ayuda al niño a saber de dónde viene y a establecer su identidad. Es el nexo entre un pasado al que no se tiene acceso y un presente que se descubre. La abuelidad ayuda también a desarrollar cualidades como la ternura, la capacidad de escucha y la paciencia.

Muchas veces esta relación abuelo(a) – nieto(a) constituye la posibilidad de reparar los errores que se cometieron en la crianza de los hijos. Por ejemplo, un hombre o mujer que durante las etapas anteriores de su vida que ha estado  volcado(a) al trabajo, puede ahora enriquecer su experiencia con los nietos. De esta forma se recibirá una gratificación afectiva importante.

 

Funciones de los abuelos(as) con sus nietos(as)

Desde un punto de vista psicológico la abuelidad puede cumplir diversas funciones, entre las que destacan: gratificación, reparación y continuidad. En relación a la función de gratificación, el nieto o nieta fortalece la autoestima de la persona quien pudo haber sido dañada por diversas pérdidas y otras eventualidades asociadas al paso del tiempo. Los nietos pueden ser una fuente de afecto a quienes se les entrega cariño y ternura.

A través de la función reparadora, la persona mayor tiene la posibilidad de compensar, con el nieto o la nieta, aspectos que no fueron bien desarrollados con sus propios hijos. Así por ejemplo, si por diversas razones no pudo expresarles afecto o acompañar en los juegos a sus propios hijos, puede hoy hacerlo con sus nietos. Lo anterior también puede ser una oportunidad para fortalecer la relación con ellos.

La función de continuidad implica tener conciencia del paso del tiempo y de la propia finitud. Aquí se asume que la persona es un eslabón en la cadena de la vida. Los nietos de esta forma simbolizan el trascender más allá de la propia muerte.

 

Los roles del Abuelo o Abuela

Diversos autores destacan diferentes roles simbólicos que el abuelo o la abuela pueden ejercer en la familia. A continuación se mencionan algunos de ellos:

• De estabilizador en los momentos de transición o problemas.
• De guardián, al que se puede recurrir cuando se necesita protección y cuidado.
• De árbitro entre la generación de los hijos y la de los nietos.
• De historiador, que ayuda a relacionar el pasado con el presente.

En ocasiones, surgen situaciones en las que los hijos, sucumbiendo a una vida de ciudad agitada, utilizan a sus padres en su función de abuelos llegando muchas veces al abuso. Es deseable evitar este tipo de situaciones para no afectar la calidad de vida del adulto mayor. En general, esto último ocurre más con las mujeres mayores. Ellas, habiendo ya criado a sus propios hijos, se ven sobrecargadas por el cuidado de sus nietos. Lo anterior puede darse a un ritmo que no siempre les acomoda. Este tema es complejo, pues desgraciadamente a veces es el precio para acceder a los nietos.

Para un adulto mayor el tener una estrecha relación con los nietos puede ser fuente de muchas alegrías. De todas formas es muy distinto sentirse obligado o presionado a tener que desarrollar labores que corresponden a los padres, más allá del apoyo ocasional.

Los nietos durante la tercera edad

En relación con los nietos:

✓ Elabore con sus nietos el árbol genealógico de la familia. Para ello, los niños pueden recolectar fotos o hacer dibujos.
✓ Disfrute periódicamente de una “tarde de nietos”, en la que ellos vayan a la casa de los abuelos, sin sus padres, para jugar y encontrarse entre ellos.
✓ Redacte la historia de la familia, recuperando los hitos de mayor trascendencia.
✓ Ofrézcase para ir buscar o a dejar a los nietos al colegio o jardín. Pregunte por sus actividades.
✓ Anote en un calendario las fechas de los cumpleaños de sus nietos para saludarlos, llamarlos o mandarles una tarjeta (en papel o virtual).
✓ Prepare en secreto, con los nietos, el cumpleaños de su hija o hijo.

Disponga de más tiempo para compartir su vida con aquellos a quienes usted más quiere. Contáctese con nosotros, nuestros servicios de cuidados domiciliarios le ayudarán a organizar sus rutinas, contando con más tiempo y energías para disfrutar de su familia.

Los nietos durante la tercera edad
Compartir este artículo

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

WhatsApp Contáctenos vía WhatsApp

Cuidadoras y Enfermeras a Domicilio 24 hrs